Otoño (en nuestras vidas)

1EAC496A-11F5-4EA8-AA92-AFEA187FFE30.jpeg

Aprendemos a relativizar aquello a lo que antes dábamos tanta importancia. Ya nada es igual, pasan lo años, nos va faltando gente y empezamos a aprender de la forma más dolorosa lo que significa ‘echar de menos’.
Aunque afortunadamente el sol siempre viene recordarnos que ahora somos más maduros, más humanos y que siempre hay esperanza.

Resiliencia

La resiliencia es crecer desde la adversidad.

Y más que estar todo el día sonriendo como si fuésemos retrasados, lo importante es (o debería ser) encontrar el lado positivo a las putadas cósmicas, buscarle el lado bueno y armarse de valor para que (a pesar de todo) sacar fuerzas para seguir teniendo ganas de vivir. Y tirar pa’lante, que es lo que nos toca.

Y dejaros de positivismos absurdos que son preciosos pero ridículos.

Que no os engañe esa gente que el único drama de su vida ha sido que se han roto una uña o que ha perdido su equipo favorito.