Olvida lo malo.

3e027f6896902efb013a7450d448dbe7

Hay cosas a las que nunca debes girar la cara:
Los buenos días cuando te los dan, las felicitaciones cuando las recibes, el abrazo sincero, los regalos que vienen del corazón, los hombros mullidos cuando lloras, la música (en cualquiera de sus variantes), la sonrisa de los enanos, el amor proveniente del afecto, la sinceridad, las manos cálidas cuando están tendidas, la pasión, los deseos, las ilusiones, los brazos abiertos, los besos de buenas noches, el sol, la lluvia.. el mar!
Hay cosas por las que nunca debes girar la cara, pero para las otras, para las que sí, gírala hacia esta infinita lista y harás que se te olviden.

Humildad.

mergulhar

A veces la sensación de que no somos nada más que una pequeña mota de polvo en medio del gigantesco cosmos, es necesaria.
Necesitamos esas dosis de humildad porque a veces jugamos a ser más que nadie y nos atrevemos a mirar a otro por encima del hombro creyéndonos con derecho a juzgar cualquier acto que no nos gusta.
A veces no es empatía, es respetar y comprender.
Deberíamos sentarnos más a menudo con nosotros mismos y con nuestra mente desnuda y prestar atención a lo que nos decimos a gritos y no escuchamos, en vez de estar tan pendientes de los “errores” de los demás.