Besos.

15726710_10210192313698168_3473315012865219350_n

Me dio el primer beso en aquel bar, ese día en que por fin nos conocimos, entre el vocerío de todos los que allí desayunaban. Cogió mis manos, quizás para disimular su nerviosismo y se las entregué para disimular el mío. Y se acercó, y al roce de sus labios todo ruido desapareció, los nervios se mitigaron y sólo pude oír el latido de mi corazón y sentir la suavidad de su alma, tan cercana a la mía. Después de aquel beso vinieron miles: unos más románticos, otros más urgentes, otros calmados, otros sosos, otros llenos de culpa y alguno que otro inesperado. Me volví adicta a unos besos que quizás acaben alguna vez, pero que ansío con cada fibra de mi cuerpo, que espero cada día y con los que cada noche sueño recordándolos. Los besos, esos que sientes dentro, que los piensas y te duelen, pero que sin ellos sabes que la vida sería menos vida.
Y aquí estoy, imaginando cada noche la llegada de ese primer beso..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s