Adiós?

14590362_10209637897118100_5638258334016960559_n

Se ha hecho tarde.
Creímos que tendríamos tiempo, pero cuando nos dimos cuenta, el tiempo había acabado. Y me quedé con esa amarga sensación de no haberte sabido decir todo lo que tenía dentro.
A veces las palabras son demasiado poco. Hay sentimientos que solo los podríamos describir con palabras aún no inventadas. En esas me encuentro, buscando crear esa que defina un volcán en erupción descontrolada de lava caliente.
Y me hallo escondida entre miles de recuerdos. Escondida porque no sé si quiero salir. Agazapada más bien. Remontando la memoria a esos momentos felices en los que sonreía mucho más a menudo.
Pensando que quizá debería aprender a decir adiós porque no he sabido decirlo nunca.
Porque siempre creí que no deberíamos decir adiós a quien quisimos alguna vez.
Adiós no da lugar a dejar puertas y ventanas entreabiertas, no sea que decidamos volver. Quién sabe!
Adiós es cerrar de golpe y dar un portazo.
Un tremendo portazo hueco que sacude el alma.

Lo es.

escape-free-freedom-girl-favim-com-1682087

La vida da giros de 180 grados sin proponértelo. Soy de la opinión de que las cosas buenas hay que buscarlas y también creo que hay que poner empeño en conseguir lo que uno quiere. Es cierto que muchas veces todo es fruto de la casualidad. Un pensamiento a última hora que te hace cambiar los planes, una cita que pospones o simplemente “pepito grillo” que te pega un grito y de repente te das cuenta de algo que te había pasado inadvertido. En esta vida, todo son pequeños mensajes subliminales. El truco consiste en estar ojo avizor y en continuo estado de alerta. Sin más.
Lo que nos enseña, que de alguna forma, todos necesitamos estar abajo del todo, en el fondo, para poder tomar impulso y saltar hasta arriba, para decidir qué hará que nuestra vida sea mejor, magnífica, genial.
Porque eso es lo que nos hace receptivos.
No es maravilloso?

Soñando.

Soñando en pasear descalza por la orilla del mar. Sintiendo la arena mojada fría bajo mis pies mientras correteo huyendo de las olas. A veces dejo que me atrapen y me hagan cosquillas y pienso que quizás debería ahondarme un poco más para dejar que mis piernas también disfruten. Meto mi mano entre las burbujas de las olas y la llevo a mi cara. Agua clara, verde, pegajosa, viva.. sal pura que me inunda de placer. Pocos placeres hay en este mundo comparables a este. En mi Atlántico, sola o acompañada, pero en silencio. Pensando en mí y en mis cosas. En la pasión y el amor, por separado o junto.. Y quizás sea ese el único placer comparable: El amor y la pasión unidos en uno solo, en la persona idónea. Pero sois dos.. tú el agua fría, las olas que vienen y van, que me renacen, te desean y te echan de menos y él, la arena mojada bajo mis pies, sólida, suave, envolvente y segura.
Y mi corazón vuelve a responderme: Sí, se puede amar a dos personas a la vez..

( Elena López – 2011 *
* http://depravadamentedelicioso.blogspot.com.es/ )

Miente.

sensualidad_mujer2

Dime palabras que me envuelvan, que me acaricien, que me hagan temblar.
Dime lo mucho que me quieres, lo que me echas de menos cuando no estoy.
Haz que sienta ganas de bailar, de mojarme bajo la lluvia, de reír a carcajadas.
Cuéntame historias de amores imposibles, de pasados lejanos y tristes sin mí.
Besa mis oídos con tu voz pausada y serena. Vísteme con la mejores galas en tu imaginación. Y ve en mí a la mujer más bonita.
Mírame con tu alma y sacúdeme la mía para hacerme vibrar.
Por favor. Miénteme una vez más.

Ya lo creo.

14670617_10209431008506014_3937017125144236664_n

Cierro mis ojos y me adentro en este caos que habita en mí y que a veces me perturba. Navego por todos esos pensamientos, sentimientos que me embargan y no soy capaz de ponerlos todos en su correcto cajón. Están desparramados, pensando y sintiendo al tuntún, entremezclándose y emborronándolo todo.
Qué horror.
Abro mis ojos y los vuelo a cerrar para adentrarme de nuevo. Despacio, con calma recojo las migajas, lo que queda. Limpio el alma hasta que queda reluciente, otra vez. Recompongo de nuevo el corazón roto mientras respiro intentando que con cada halo de aire, cada cachito quede colocado en su justo lugar. Sé cómo se hace, ya tengo experiencia.
Hay que ser meticulosos en esto de la vida. A ser dignos de mirarnos cada día en el espejo siendo capaces de devolver una sonrisa a la imagen que nos sonríe, se aprende.
Ya lo creo que sí.