Vamos!

let-go

Así, mirándote desde fuera, percibo que ya te has dado cuenta de que te vendieron humo. Que todo es mentira, que nunca vendrá lo tan ansiado ‘soy feliz’. Ya habrás comprobado que se renuncia a demasiado y se recibe demasiado poco a cambio de esas renuncias.
Y que la vida es algo verdaderamente decepcionante.
A lo mejor deberías plantearte cambiar de estrategia. Porque tienes una estrategia, verdad? No me digas que pasas por la vida así, improvisando? Claro.. así te va!
Mirándote desde fuera veo que no has cumplido ninguna de tus promesas. Aún no te quieres como prometiste que harías, ni has puesto a ‘las personas’ en su sitio. Tampoco has aprendido a respirar con calma. Ni siquiera has intentado ser más grande. Solo estás dejando que pase la vida a tu alrededor y no eres capaz de tomar las riendas.
Te miro desde fuera y percibo tu enorme tristeza, esa que viene del fracaso que se siente, ese fracaso que no necesariamente es real.
Tienes todo el derecho a sentirte triste y a llorar lo que te venga en gana.
Pero empieza a sacudirte ya esa desazón, aunque te sientas sin fuerzas, aunque no te apetezca pedir ayuda.
Llora. Grita. Sacude. Zarandea.
Pero por favor, vuelve a ser tú.
Que te echo de menos.

Detalles.

fotos-de-niño-abrazando-peluche

Pequeñas cosas que olvidamos y que hacen nuestra vida importante.
Ese buenos días con sonrisa. Ese ‘Te quiero mamá’ .
Los abrazos, los besos, sabernos importantes para alguien.
Desayunar con churros. Oír música, bailar. Cocinar algo rico para alguien a quién quieres.
Compartir palomitas en una peli de risas.
Pero de repente un día nos levantamos y miramos atrás y pensamos que (a lo mejor) no hicimos todo lo que quisimos haber hecho en nuestra vida. Es más, incluso (puede) que lo que hicimos no lo hiciéramos demasiado bien.
Y es entonces cuando olvidamos los detalles.
Ese, justo ese, es el momento de respirar hondo. Ese es el momento de no dejarnos llevar por la marea de sentimientos dolorosos.
Es justo ese el momento para cerrar los ojos y obligarnos a perdonarnos.
Y recordar que los detalles son todo eso bueno que vamos construyendo sin darnos cuenta y que a veces olvidamos porque dejamos de querernos (un poquito).

Puede.

Manos-entrelazadas (1)

Puede que el significado de la vida sea algo tan simple como cogernos de la mano.
Cogernos las manos, sentir su tacto y su calor.
Observar las yemas de nuestros dedos y notar la sangre corriendo por ellas.
Puede que no haga falta nada más.
Puede que yo no necesite nada más.

Todo es tan poco.

pareja

Y eso es todo?
– Sí..
– Nada más?
– Nada más.. Lo siento..
Te miré fijamente intentando atrapar y sostener esa mirada que escapaba nerviosa mirando al suelo.
Eso era todo. Un adiós. Un simple trámite que lo solucionaba todo.
Se suponía que a partir de ahora ya no tendría que preocuparme más por ti.
Ya no me desviviría para cuidarte, ni tendría que tener preparados esos mimos que tanto te gustan.. gustaban..
Vaya, me va a costar mucho hablar de ti en pretérito.
Solo tengo una pregunta que hacerte:
Qué haré ahora con todo ese amor que me quedaba por darte?