Cosas que (nunca) te dije mientras te miraba

tumblr_lt7b4127nn1qdfcgso1_500

Ser sencilla no es lo mismo que ser simple, se parece pero no.
Yo soy simple. Una simple adorable a veces, una simple idiota otras.
Hago como que me lo creo todo aunque todo me coma por dentro porque no quiero tener nada que decir, nada negativo, nada que duela. (Qué idiota, verdad?)
Me gusta dar. Soy generosa. Y no es una virtud maravillosa, no. Soy así y me siento bien cuando alguien es feliz por lo que recibe de mí. Ya ves, soy generosa por puro egoísmo.
Pero también me gusta recibir. Si doy amor, quiero amor. No a cambio, ni como pago de nada. Sino porque creo que eso es lo justo.
Si me desvelo, quiero que tú también te desveles, que te quedes despierto mientras lloro, que corras a cuidarme cuando me siento abatida. Y me siento abatida (últimamente) demasiadas veces pero no sé cómo pedir ayuda.
Porque otra cosa (que nunca te dije), es que no pido ayuda ni digo lo que necesito porque no tengo ni idea de cómo se hace eso sin causar molestias.
Es verdad, a veces soy demasiado agresiva, y exaltada cuando hablo de mis cosas. (Cosa que, por cierto, hago sin parar: hablar), y entiendo que no todo el mundo pueda comprender esa forma de ser.
Y aturullo, arturdo, confundo, emboto..
Tengo que reconocerlo, soy sencillamente simple, verdad?
Como (casi) todas las demás mujeres.

2 comentarios en “Cosas que (nunca) te dije mientras te miraba”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s