Verdes.

tumblr_l98rgdsLj01qb5moro1_1280-550x733

Papá:

Siempre que pienso en ti, me vienen a la cabeza tus ojos verdes mirándome.
Recuerdo tus ojos verdes jocosos mientras me mirabas sabiendo que yo había entendido exactamente lo que querías decir.
Los recuerdo desafiantes y seductores y risueños. Sobre todo risueños. Pero los recuerdo cálidos también.
Recuerdo tu último abrazo aliviado por poder hacer eso, abrazarme.
Solo a veces he sido consciente de lo fugaces que son la vida y los momentos.
En ese momento lo fui.
Ahora lo soy.

Muñequitas.

lamuecadeporcelanaprotck1 Las princesas, los sapos hechizados, las hadas, solo existen en los cuentos. Sin más adjetivos que lo decoren te diré que la vida a veces es una mierda. Siento ser ruda, pero es así. Naciste con el pan debajo del brazo, creciste entre algodones y, ojalá me equivoque, eso no será eterno. Papá y mamá un día no estarán sujetándote para evitar tu caída. Te caerás porque así debe ser, te encontrarás de bruces con la vida y te preguntarás porqué nadie te había avisado. Así que, cuanto antes lo aprendas será mejor para ti. Yo no quiero que vivas ajeno a todos los sinsabores, pero prometo que intentaré suavizarlos, eso sí. Prometo darte consuelo y escucharte. Prometo abrazarte fuerte cuando sientas que no puedes. Prometo ser tu pañuelo si lo necesitas. Yo no puedo salvarte, pero prometo estar a tu lado. Sabes? Soy el vivo ejemplo de que uno puede (y debe) levantarse cuando cae. Siempre he intentado enseñarte que además de mamá, soy mujer, soy persona, con mis alegrías, penas y pasiones y claro está, equivocaciones. Solo espero no decepcionarte demasiado. Los que tratáis a vuestros hijos como muñequitas de porcelana, estáis (sin daros cuenta) robando su derecho a empatizar y a ponerse en el lugar de otro.

Pienso que.

Twitterdc914a1

Si la vida te puso en tu camino a alguien, sus motivos tendría.
Algunas veces el motivo es simplemente enseñarte a que ‘querer’ es algo que nace del corazón y no exige condiciones. Querer es pausado, dulce, cálido e intenso.
A veces la vida te pone a alguien en tu camino para que sepas quién NO era y quién, finalmente, sí.

Empaquetando.

WP_20150608_17_47_52_Pro

Empaquetando, me encuentro exquisitas reliquias que me recuerdan a mi padre, a mi infancia, a mi vida. Las lágrimas brotan sin querer, últimamente demasiadas veces. Tengo la sensación de que sobran cajas, de que ni una maleta necesito. De que lo que realmente quiero es volar con lo puesto, sin más. A dónde me lleve el viento. Pero tendría demasiados motivos para volver, y otro lastre más que echarme a la espalda, el de la culpabilidad por lo absurdo.
No. Irse es otra cosa. Irse es desaparecer y yo solo voy a desplazarme. Y me llevaré conmigo todo lo que me importa, y todo lo que quiera venirse. Abrazaré fuerte todo aquello que me da la vida e intentaré que no me fallen las fuerzas para no soltarlo jamás.
Solo quien ha paseado por el infierno, sabe lo que es el paraíso. Demasiadas pérdidas hacen valorar lo realmente importante. Y lo cierto es que eso no se guarda en cajas, se guarda en el corazón y en ese siempre tengo sitio para un poquito más.

Me sean ordenados, por favor.

Tatuarte-las-muñecas-fotos-y-algunos-consejos-22

Que qué siento?
Nerviosismo, intranquilidad y un poco de inquietud por las ganas de que todo esto acabe. Que ese “pequeño” contratiempo termine de subsanarse.
También un poco de angustia porque sé que aún quedan tiempos difíciles y que hay que seguir siendo valiente. Pero la certeza de que no pasaré nada de esto sola, me tranquiliza del todo.
Darme cuenta de que he crecido, o mejor dicho, de que me he hecho (muy) mayor casi de golpe, ayuda (un poco) a la serenidad.
Por muchas cosas que sucedan, el paso del tiempo es inexorable y ya no queda nada. Está ahí. Lo puedo casi rozar con mis dedos.
Así que no se me amontonen, señores Sentimientos. Mantengan un poco de orden. No se me vengan todos a la vez con las mismas exigencias y reclamaciones. Me hagan el favor de pedir su turno.
Que una no es de piedra.