Darlo Todo.

Darlo todo siempre. Dar hasta quedarte vacía y buscar (siempre) con qué o quién llenar ese vacío que me queda. Así soy yo. Buscar plenitudes, sensaciones, emociones e incluso amarguras. No saber vivir sin más, dejando pasar el tiempo, disfrutando de los momentos que nos da la vida y que nosotros vamos atesorando. No saber reconocer los tesoros, o reconocerlos para darlos.
Darlo todo, darse toda.. y sentir.. vacío. Preferir trastiendas a escaparates, huir hacia el sótano en vez de hacia el ático luminoso parece la solución en esos momentos en los que crees que no mereces ser querida. Y sacar fuerzas de donde no hay para darte la vuelta y convertirte en reversible..
Y de repente, ya no son vacíos cuando te miras por dentro y sabes que eres tú la que hace girar tu mundo, que hay miles de cosas que existen solo porque tú las amas, que por ti hay sonrisas que si no estuvieras no existirían.
Dualidades que conviven conmigo y me hacen ser como soy, buena o mala o regular, pero única y exclusiva. Y hacen que merezca ser querida, amada, mimada, adorada..
Debo tatuarme esta última frase para que no se me olvide cuando deje de ser reversible..

http://depravadamentedelicioso.blogspot.com.es/2012/03/darlo-todo.html

Racionalidad visceral.

tumblr_lj09ggNOiY1qiav1bo1_400_large

Podría girar la cabeza y simplemente no contestar. Seguramente fuese la opción más sencilla, pero no, no lo era. Es siempre más difícil decir no. Doblegarte (a pesar de que te pueda parecer injusto) y hacer lo que el otro espera de ti, es mucho más sencillo. Sobre todo porque sabes que así no molestas. Y molestar no va con mi carácter. Cómo dices? Que eso es sumisión? Pues te aseguro que no lo es. Es temor a meter la pata, a generar un conflicto que se vaya de las manos. Es repulsión a la violencia, a cualquier tipo de violencia física y/o verbal. Lo malo es que no te das cuenta de que el no decir NO la primera vez, genera una espiral de eso que tanto te repugna, porque la violencia más cruel y despiadada es la que te profieres a ti misma.
Aunque te lo dicen y no te lo crees es verdad que el tiempo suele poner las cosas (y a las personas) en su sitio. Hay situaciones (y caracteres) que no se pueden disimular eternamente. Que aquello que un día creíste una virtud se convierte en el más abominable de los defectos, porque en el fondo lo era, aunque no quisieses verlo como tal. (Recuerdas lo del precioso lunar que se “convierte” en verruga?)
El amor y su manía de disfrazar lo feo para vestirlo con las más maravillosas galas! Lo malo es cuando eres consciente de que lo estás disfrazando. Y aún así sigues haciendo como que no ves, girando la cara hacia otro lado, cediendo, disculpando e incluso (esto es lo más grave) justificando..
Y claro, luego llegan las decepciones, los lamentos y los lloros. Y llega ese día en que te das cuenta de que en realidad, no es que no os quisiérais, es que os quisisteis mal. (“No me quieras tanto, quiéreme mejor.”)
Diatribas, disquisiciones y dudas existenciales. Todo a la vez.
Pensamientos que inundan el cerebro y que terminan por dejar KO al corazón con sus certeros argumentos. Raciocinio.
Eso es lo que falta cuando te das cuenta de que “no es amor cuando me olvido de mí. Porque si me amas lo harás cuando yo sea plena, cuando sea como soy. Si me amas no querrás que cambie. Me querrás feliz y sabiendo que diré ‘no’ cuando corresponda.”
Igual que tú. Igual que yo a ti.

Como cada vez.

tatuajes-pequeños-mujeres

Apretó bien la cara contra el cristal y notó en su nariz ese calor que siente cuando se forma vaho. Limpió un poco con su mano y miró pasar los postes. Ese campo castellano manchego inmenso, frío, inhóspito. A lo lejos brillaba la luz de alguna casa y se adivinaba vida familiar. Una mamá preparando la cena, un papá y unos niños riendo y poniendo la mesa. Calor de hogar. O al menos eso imaginaba ella. Con un poco de envidia pensaba en las familias completas. Cariño, dulzura., amor y risas. Abrazos, besos, caricias y miradas en lo más profundo de los ojos.
Ahora iba al encuentro de todo eso. Lo echaba de menos. La echaba de menos. Demasiado tiempo de miradas frías en ese joven corazón cálido le estaba pasando factura. Ni el mayor de los cansancios consigue que se duerma bien si falta la mano que nos mece. Sus ojeras delataban esa falta de sueño. Pero dentro de un ratito dormiría bien, en sus brazos, otra vez. Aunque solo fuera por una noche, se recostaría en su pecho muy suavemente y se dejaría acunar. Otra vez. Como cada vez.
“Tren con destino Cádiz va a efectuar parada. Fin de trayecto.”

Yo no tengo la culpa.

tumblr-ldqkid5fcV1qa2txho1-400

No es culpa mía. Yo sé lo que me digo. Mi única culpa es amar tanto. No, no me interrumpa, déjeme terminar. Yo necesito los afectos, sabe? Pero no cualquier afecto, necesito el enamoramiento constante, la pasión. Necesito llenar esa especie de vacío que se queda cuando la pasión deja paso al cariño. Yo necesito amar. Esa es mi condena, lo crea usted o no. Yo soy la víctima, soy un enfermo de los sentidos. No me mire usted así, es cierto. Ella me miraba de la misma manera cuando se lo dije. No fue capaz de comprender lo que le estaba diciendo. Siempre fue un poco pazguata la verdad, una ignorante, aún no sé cómo me enamoró porque yo, a pesar de mi enfermedad, siempre he tenido bastante buen gusto, pero con ella patiné. Soy humano también, sabe? Soy débil a veces, y mírela, mire su cuerpo perfecto. No me ponga esa cara.. su cuerpo sigue siendo perfecto a pesar de todo. Es una verdadera pena, es cierto. Mírela, con la cara desencajada, llena de sangre. Con lo mal que le ha sentado siempre el color rojo. A lo mejor lo podíamos haber arreglado de otra manera. Pero ella empezó a gimotear, a suplicar que no la dejara. Que me daría todo lo que le pidiera. Que estaba cometiendo un error decía, y yo que no, que no.. que soy un enfermo caramba. Y ella que no me dejaba, y me aprisionaba y me aletargaba y yo que me ahogaba. Que ya me estaba empezando a faltar el aire, que necesitaba respirar. No sé si lo había dicho ya, pero yo respiro amor, necesito respirar amor porque sin amor, muero. Muero!
Usted me comprende, verdad Sr.Agente?