Caleta.

2
Eres fresquita. Salada. Clara. Transparente, entre verde y azul. Eres mansa y salvaje. Eres acogedora e inmensa.
Haces que al pensar en ti se apelotonen mis sentimientos y no sepa distinguir bien cuál es cuál, ni en qué lugar colocarlos.
Por un lado deseo volver para volver a respirarte con los ojos cerrados y saborearte. Dejarme acariciar por ti. Dejarme llevar por tu vaivén y que mi piel se erice y estremezca.
Y por el otro me frena el dolor del recuerdo y del momento presente.
Por eso sé que tardaré en volver.
Porque yo solo voy dónde se me espera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s