Soledades.

images

No había mayor soledad que la que sentía cuando volvía de estar amándolo.
Se miraba al espejo retrovisor de soslayo intentando no perder de vista la carretera. Y no le gustaba la imagen que le devolvía. Las inmensas ojeras le confirmaron que definitivamente no estaba pasando por el mejor día de su vida.. Ella, mujer orgullosa, autosuficiente, libre, independiente, fuerte, segura de sí misma, se dio cuenta de que quizás no lo había hecho todo tan bien como creía. Y pensaba, mientras conducía, que qué cruel es la carrera de la vida poniendo metas a quien no tiene las piernas lo suficientemente musculadas como para llegar a ellas sin rompérselas.
Su larga vida se le había hecho corta y aún no le había impregnado del suficiente coraje. Todavía le quedaba mucho por aprender, aunque se percató de que seguía teniendo capacidad para sorprenderse y eso le hacía sentir bien, joven. Y confusa.
Y desconcertada se dio cuenta de que no había mayor soledad que la que sentía cuando volvía de estar amándolo, sabiendo que él amaba a otra.