Cuidado con lo que deseas.

Cerraba los ojos e intentaba visualizarlo. Qué difícil le estaba resultando recordar su cara tal cual. Con absoluta incredulidad probaba una y otra vez, pero era imposible. No lo recordaba. Se evaporó. Sin más. Esa cara que un día amó tanto, esos ojos por los que un día suspiró, se convirtieron en un vago recuerdo en algún rincón de su mente. Buscó desesperada alguna foto. Sabía que en alguna parte debía haber alguna. Encendió su ordenador buscando por todas partes, carpetas, archivos.. todo, pero no encontró ninguna.. Caray! Empezó a recordar vagamente aquel día de muchas risas en el que le sacó alguna con el móvil. El móvil! Claro.. Pero tampoco había ninguna en el móvil. Imposible. Resultó imposible recordarlo tal como era, ni su risa, ni su cara, ni sus caricias, ni su aliento, ni su olor.
Ni su mirada desgarrada bañada en lágrimas cuando escuchó de sus labios esas cinco palabras: “No quiero verte nunca más!!”