Y es que..

Ameba

.. por mucho que busco no me encuentro el botón del reset.
Debe ser que no tenemos. Así que he llegado a la conclusión de que no nos queda otra que seguir aprendiendo cada día. Empaparnos del entorno, empatizar, disfrutar de las pequeñas alegrías y aprender de las grandes decepciones. Porque total.. qué somos? Seres pluricelulares con neuronas, sentimientos, sensibilidad y capacidad para soñar despiertos. Podemos tocar las nubes o rebozarnos en el barro, el punto de inflexión está en elegir qué preferimos hacer. Si dejarnos llevar o tomar las riendas.
Yo elijo siempre la segunda opción.. Es que no nací ameba, sino persona.