Un momento.

tumblr_ljyspzE0hE1qhfy86o1_500

Llorar es desahogarse, soltar el veneno, lo que nos aprieta y ahoga, limpiarse, exteriorizar sentimientos, alegres o infelices pero muy profundos. Llorar es inevitable, imprescindible. Llorar es, magnífico, grandioso, enorme, sanador. Soy fiel defensora del llanto liberador, de ese con hipo, del que te deja exhausta y rendida, con ganas de mantita, arropo y beso en la frente.

Llorar es una de las mejores cosas de este mundo que normalmente hacemos solos.
Por eso, cuando encuentras un hombro sobre el que llorar, mullido, tierno y suave. Cuando sabes que no te hará preguntas, que solo te acompañará en ese llanto sin miradas incómodas acompañándote sin más. Que notas que te sientes reconfortada por no tener que llorar a solas pero a la vez tan íntimamente unida que sientes como si lo estuvieras, no lo sueltes porque: Un amigo es aquel que no sabe porqué lloras pero que llora contigo si hace falta.